Un hombre armado y pertrechado con explosivos ha secuestrado un autobús con unas 20 personas a bordo en la ciudad de Lutsk, en el noroeste de Ucrania, informaron medios locales. A última hora de la tarde, todos los rehenes del autobús han sido liberados.

El autobús, con la cortinas echadas, se encuentra en la plaza del Teatro de Lutsk, que ha sido rodeada por efectivos policiales, señaló el periódico digital ucraniano korrespondent.net.

La Policía local ha pedido a los ciudadanos que «no se acerquen a la zona». Según un portavoz de las fuerzas del orden, citado por la agencia de noticias Ucrinform, el secuestrador ha publicado sus exigencias en sus redes sociales que están siendo estudiadas ahora por los agentes de la Policía.

Antes de secuestrar el autobús, el asaltante publicó un mensaje en Twitter, en el que explicó sus razones y felicitó a todos por el ‘Día del Antisistema’ alegando que «el estado es el primer terrorista».

El individuo exige que los jefes de los tribunales, los ministerios, los fiscales, el parlamento y la iglesia publiquen en Youtube una declaración admitiendo que son unos terroristas. «La verdad de su boca salvará la vida de cientos», ha dicho.

El presidente ucraniano Volodymyr Zelensky ha afirmado en Facebook que «se han oído disparos, el autobús ha sido dañado». Según imágenes ofrecidas por las cadenas de televisión, las calles han sido desalojadas y acordonadas por personas con uniforme militar, coches de policía y un vehículo blindado de transporte de tropas.

«Se está haciendo todo lo posible para resolver la situación sin víctimas. Mantengo el curso de los acontecimientos bajo control personal», asegura Zelensky.

Agentes ucranianos se encuentran en el suelo detrás de un coche cerca del autobús secuestrado.

El ministro del Interior ucraniano, Antón Gueráschenko, precisó que el secuestrador se presentó como Maxim Plojói (el Malo) cuando llamó a la Policía y que en la red hay un libro firmado por una persona con el mismo nombre en la que se describe su experiencia en la cárcel y su visión de la vida.

Gueráschenko confirmó que los agentes negocian con el secuestrador para no poner en peligro la vida de los pasajeros del autobús, que cubría la ruta entre las localidades de Berestechko y Krasílovka cuando fue interceptado por el hombre armado.

La ciudad de Lutsk, con unos 220.000 habitantes, está a cerca de 60 kilómetros del vértice que forman las fronteras con Polonia y Bielorrusia.

(El Mundo)

Comenta: