Vecinos de la calle José Joaquín Pérez, en Gascue, Distrito Nacional, protestaron este jueves tocando calderos y bocinas de vehículos en rechazo de que, en un local de un centro de atención de especialidades médicas, sean llevadas personas afectadas por el coronavirus.

Los manifestantes tocaron los calderos desde las galerías de sus casas y en las calles y además recorrieron en sus vehículos los alrededores del Centro de Gastrodiagnóstico y Especialidades que actualmente está cerrado en la calle José Joaquín Pérez casi esquina Bolívar.

De acuerdo con los vecinos, hasta allí se pretende llevar enfermos del COVID-19, lo que en su opinión es una amenaza para el sector en donde la mayoría de la gente es anciana y por tanto más vulnerable a contraer la enfermedad.

Advirtieron que no permitirán que lleven personas enfermas a esa comunidad como se han enterado por terceros.

Una señora, que se identificó como Carmen, dijo que el Gobierno debe llevar esos enfermos a los hoteles que han sido dispuestos para esos fines y no a lugares donde pueden contagiar a personas sanas.

Otra señora, que no pudo ser identificada informó que la noche del miércoles había muchas carpas, pero que luego se las llevaron porque los vecinos rechazan los enfermos.

Otro vecino que dijo se apellida Pimentel expresó que es un secreto a voces que hasta ese local se quiere llevan enfermos del coronavirus, pero que no lo permitirán.

“No podemos permitir que en Gascue nos traigan enfermos, aquí hay muchos lugares donde llevarlos está el hotel Hispaniola, Santo Domingo, porque no lo hacen ahí que esta frente al mar y es más saludable y así no contaminan a la población”, planteó.

Comenta: