El Gobierno dominicano quiere recaudar alrededor de RD$3,000 millones con la aplicación de impuestos a los servicios por plataformas digitales. Esto ha generado disgusto en la población, a tal punto, que el reglamento de aplicación que sustentará está todavía bajo consulta y discusión de diferentes actores del país.

Esta es la cuarta vez, desde el 2019, que se intenta introducir este marco jurídico, con el argumento que el usuario dominicano “no pagará el Impuesto a la Transferencia de Bienes Industrializados y Servicios (ITBIS)” cuando contrate o consuma uno de los servicios que ofrecen proveedores internacionales como Airbnb, Netflix, Amazon, Disney Plus, Spotify, Uber, Apple TV, entre otras. Sin embargo, conocedores del sistema tributario difieren de tal cosa.

El economista Carlos Ramos no ve cabida en lo planteado por el Gobierno, por lo que subrayó que sería difícil que no vaya a haber ninguna incidencia en los consumidores de estos servicios digitales. “Yo dudo mucho que Netflix, Amazon y las demás no apelen al poder del mercado para traspasar el precio a los usuarios”, agregó Ramos.

El también asesor del Consejo Nacional de la Competitividad (CNC) aseguró “cien por ciento” que estas empresas buscarán la forma legal de que sea el consumidor el que pague de manera total o parcial el gravamen propuesto por el poder Ejecutivo y defendido por las instituciones recaudadoras.

El director de la carrera de Economía de la Universidad Tecnológica de Santo Domingo (Intec), Richard Medina, entiende que estos “gigantes digitales” tratarán de gravar partiendo de la “elasticidad precio de la demanda”, método que señala cuánto varía la cantidad demandada de un bien o servicio cuando cambia su precio.

Medina estima que el impuesto que tendrían que pagar los dominicanos sería en uno mayor que otros por la característica y estructura funcional de los proveedores, es decir, que no será una tarifa fija igualitaria. “Ejemplo: Disney+ es una sola empresa que brinda el servicio, mientras que, en el caso de Airbnb, tenemos un grupo de prestadores que alquilan sus unidades habitacionales” detalló el profesor; por lo que habría una diferencia marcada en caso de aprobarse la norma que quiere agravar los servicios digitales sin domicilio en el país.

Guerra Streaming

La computación, la internet y el uso de datos ha dado origen a la “Economía de Plataforma” (Economía Gig). Este es un mercado de negocio que mueve billones de dólares a nivel mundial.

Al cierre de 2020, los proveedores de streaming con más suscriptores y populares son Netflix (Ahora aceptará cada cuenta solo desde una casa) al reportar 221.6 millones y Prime video de la empresa Amazon con más de 200 millones de usuarios, de acuerdo a Sondeo LR Statista. Disney+ y HBO Max les siguen con 129.8 millones y 76.8 millones de suscriptores, respectivamente. En menor grado se reportan Paramount Plus (56 millones), Hulu (45.3 millones) y Apple TV (20 millones).

En cuanto a inversión en la producción de contenido, la firma Ampere Markets-Contents en 2020 registró que Netflix lleva la delantera en esta guerra digital con montos estimados de US$12,702.7 millones destinados a la producción de contenido, de los cuales US$4,561.1 millones corresponde a obras originales para un 35.9% y US$8,141.6 millones a realizaciones adquiridas, equivalente a un 64.1%.

Amazon Prime ha invertido US$1,324.3 millones (17.5%) en formato original y US$6,204.82 (82.4%) en contenido adquirido para distribución. En conjunto totalizaron US$7,529.2 millones en igual año. En tanto, Disney+ registró US$6,011.6 millones, reflejando US$3,606.88 en audiovisuales originales para un promedio de 60%, y US$2,404.7 millones en producciones agenciadas, es decir, un 40%.

En menor grado de inversión Hulu y Fox reportaron US$5,092.81 millones y US$3,337.2 millones, respectivamente. El primero financió US$180.1 millones en productos originales y US$4,912.7 millones en adquiridos. Mientras el segundo, US$2,205.9 millones y US$1,131.3 en las categorizaciones indicadas.

Inversión en billones

En sentido general, las inversiones en producción de contenido se han incrementado cerca de un 28.5%, al pasar de US$175 billones en 2017 a US$225 billones en 2021.

En ese período ha acumulado un total de US$984 billones. Al concluir el 2022, Ampere Analysis estima que los montos superarán los US$240 billones a nivel global, con Netflix encabezando la lista.

Comenta: