El uso de guantes en público no impide el contagio del nuevo coronavirus (COVID-19) y por el contrario podría coadyuvar a que una persona se vuelva más propensa a enfermarse a partir de su mala manipulación.

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), utilizar guantes de goma en público, a diferencia de lavarse las manos con jabón, no es una forma eficiente para evitar el contagio pues el virus queda alojado en ellos y al momento de retirarlos, si se hace de forma incorrecta, puede provocar el contagio.

“Lavarse las manos con frecuencia proporciona más protección ‎frente al contagio de la COVID-19 que usar guantes de goma. El hecho ‎de llevarlos puestos no impide el contagio, ya que si uno se toca la cara ‎mientras los lleva, la contaminación pasa del guante a la cara y puede ‎causar la infección», señala la organización en su manual de recomendaciones.

Además, expertos han advertido que el uso indiscriminado de los guantes desechables, a la par de las mascarillas, puede desencadenar en los océanos y otros ecosistemas graves problemas ambientales solo equiparables a la contaminación con bolsas de plástico.

Comenta: