Seguramente habrás oído la frase que dice que el desayuno es la comida más importante del día, ¿verdad? Lo cierto es que si es importante, pero no más que ninguna de las otras comidas del día. Pero al ser la primera, si cometemos hábitos equivocados, sentiremos sus consecuencias a lo largo de la jornada. Y algunas de estas consecuencias podrían ser la hinchazón del vientre, pesadez, acidez y otro tipo de molestias relacionadas con una mala digestión.

Por esta razón, a la hora de elegir los alimentos de tu desayuno, deberás tener mucha precisión, siempre buscando tener una alimentación saludable, energética y que te de una sensación de saciedad para afrontar el resto de tu día de la mejor manera.

Presta atención al pan

Los mejores panes son los integrales y aquellos que incluyen variedad de cereales en su preparación. Para los industriales que aparentan ser saludables, hay que leer con atención la etiqueta, porque muchos de ellos tienen azúcar en exceso y harina procesada.

Añade proteínas, no comas solo frutas

Las frutas son saludables, eso está claro. Pero si no comes algo con proteínas, a las pocas horas estarás con hambre y podrías caer en la ingesta de snacks poco saludables. Y a la hora de elegir jugos de frutas, prioriza los de preparación casera. Los que se consiguen en las tiendas tienen exceso de azúcar y casi nada de las fibras que tiene la fruta.

Escoge bien el yogur que comerás

Es preferible evitar todos los yogures con sabores artificiales. La mejor opción es el yogur griego o el yogur natural, que tienen menos cantidad de azúcar y un alto contenido proteico. Si quieres agregarles sabor, son ideales para combinar con cereales o con las frutas.

Come algo

Mucha gente arranca su día con tal solo una infusión, como puede ser el té o una taza de café. Por la teína y la cafeína, la infusión sirve para quitar la somnolencia, pero si no comes algo pronto tendrás hambre y no tendrás energía durante el resto del día.

Comenta: