La Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) señaló este jueves en un comunicado que las fugas verificadas en gasoductos Nord Stream 1 y Nord Stream 2 parecen ser producto de «deliberados, irresponsables actos de sabotaje».

De acuerdo con la nota de la alianza militar, «cualquier ataque deliberado» contra la infraestructura crítica de los países aliados «se enfrentaría con una respuesta unida y decidida». «Apoyamos las investigaciones en marcha para determinar el origen de los daños», apuntó la OTAN en su nota.

La guardia costera de Suecia anunció el jueves que se había detectado una cuarta fuga en los gasoductos entre Rusia y Alemania, después de que se informaran explosiones a principios de esta semana.

Las fugas se producen en momentos en que países europeos acusan a Rusia de utilizar sus enormes reservas de energía como arma para presionar a Europa.

Las fugas han provocado columnas de gas bajo el agua y se han registrado importante burbujeo en la superficie del mar de varios cientos de metros de ancho, lo que imposibilita la inspección inmediata de las estructuras.

Rusia niega responsabilidad en las explosiones, al igual que Estados Unidos.

El Consejo de Seguridad de la ONU se reunirá el viernes para discutir el asunto.

Comenta: