1. Calvin Harris: sus shows son mejores desde que no prueba el alcohol.

El mundo de la noche tiene muchas tentaciones pero el DJ es consciente de que «mis shows en directo son mucho mejores ahora. Cuando bebes, ni siquiera recuerdas si fue un buen show o no».

2. Kim Kardashian tiene por bandera un estilo de vida saludable

La socialité lleva un estilo de vida saludable y extremo, en el que no cabe la bebida, sino el cuidado constante de su cuerpo y su alimentación.

3. Robert Downey Jr. : del infierno del alcohol al cielo de la rehabilitación

El alter ego de Iron Man vivió un infierno de adicciones que casi lleva su carrera al olvido. Su rehabilitación le ha mantenido sobrio y sin probar una gota desde 2003.

4. Zac Efron decidió rehabilitarse en 2013

Un éxito precoz y la volatilidad de la fama llevaron a Zac Efron a un oscuro punto de adicciones de todo tipo. No obstante, en 2013 entró en rehabilitación, comenzó a cuidarse y, desde entonces, no ha consumido nada más que gimnasio y vida saludable.

5. Tyra Banks no ha consumido una gota de alcohol en su vida

La supermodelo, además de no haber consumido una gota en su vida, reniega de todo evento que tenga algo que ver con cualquier marca del sector.

6. Pharrell Williams abrazó un modo de vida saludable en 2004

El cantante ha contado las ocasiones en las que ha estado ebrio en su vida y han sido nueve. A estas se suma un brownie con sorpresa que se tomó el siglo pasado. Fue en 2004 cuando decidió que abrazaría un estilo de vida saludable, alejado de vicios y adicciones.

7. Blake Lively

La protagonista de la serie Gossip Girl no ha sufrido nunca este problema y es abstemia por convicción: “No bebo y nunca he probado las drogas. Tampoco voy a discotecas porque la música está tan alta que no puedes tener una conversación con nadie. Si se me diera bien bailar iría, pero no es el caso. No es que haya decidido de manera deliberada tener este estricto estilo de vida y que me esté forzando a ello. Es simplemente que no tengo ningún deseo por ello”, manifestaba a la revista Allure la actriz, que está felizmente casada con el actor Ryan Reynolds, en un gran momento de popularidad gracias a la saga de Deadpool.

8. Brad Pitt

El exmarido de Angelina Jolie admitía en GQ en 2017 que había dejado de beber de una vez por todas: “Tengo una bodega y me gusta mucho el vino. Y, la verdad, me podría beber a un ruso entero con su vodka, era muy bueno en eso”, afirmaba con humor, pero… “decidí que no quería vivir más así. Lo reemplacé por zumo de arándanos y agua. ¡Tengo el tracto urinario más limpio de todo Los Angeles!”. El actor admitió también que fue esta adicción una de las claves para la destrucción de su matrimonio con su Angelina.

9. Lana del Rey

Cuando aún no había adoptado su nombre artístico, entonces una desconocida Lizzy Grant, sufrió una enorme adicción al alcohol entre los 13 y los 18. “Hace nueve años de mi última copa”, afirmaba en la edición estadounidense de GQ en 2012: “Por este motivo me mandaron a un internado, para conseguir que estuviera sobria. Bebía muchísimo, cada día, incluso sola. Me parecía algo cool. Mucho de lo que escribí en mi disco Born To Die trata sobre esos días salvajes. Gran parte del tiempo, cuando escribo sobre la persona a la que amo, siento que estoy hablando sobre Nueva York. Y cuando escribo sobre las cosas que he perdido, hablo sobre el alcohol, porque fue el primer amor de mi vida”.

10. Bradley Cooper
Es el hombre del momento en Hollywood por el éxito de A Star is Born, que dirige y protagoniza junto a Lady Gaga. Feliz con la modelo rusa Irina Shayk, desveló a la revista GQ en 2013 que «estaba limpio» (expresión que se utiliza en el argot cuando se ha dejado de consumir determinadas sustancias), tras darse cuenta a los 29 años que “si continuaba así iba a sabotear mi vida”. Tres años más tarde, en una entrevista con Barbara Walters afirmaba: “Si no hubiera cambiado mi vida, no estaría aquí sentado contigo. No habría sido capaz de tener las relaciones que ahora tengo y tampoco de cuidar de mi padre como lo hice cuando estaba enfermo”, afirmó sobre la etapa más dura de su vida, que coincidió durante el rodaje de la serie Alias, en la que trabajó al lado de Jennifer Garner (que, por cierto, también está ayudando a su exmarido Ben Affleck a recuperarse de este problema).

Comenta: