El Ministerio Público realizó un levantamiento en el Centro de Atención Integral a La Primera Infancia (Caipi) Pueblo Nuevo, ubicado en el municipio San Francisco de Macorís, de la provincia Duarte, donde el pasado viernes falleció ahogado un niño de un año y diez meses de nacido.

Smaily Rodríguez, fiscal titular de esa demarcación, explicó que la visita forma parte del proceso de investigación que se lleva a cabo, a los fines de determinar en qué circunstancias falleció el niño Maikel Esmil Castro Álvarez.

Indicó que todo el personal que labora en el centro de cuidado está en proceso de depuración.

Rodríguez dijo que el centro permanecerá cerrado hasta que concluyan las investigaciones.

“Se mantendrá clausurado hasta tanto se terminen las investigaciones al respecto”, puntualizó la magistrada.

Informó que visitó a los padres del niño fallecido en el Caipi Pueblo Nuevo, a quienes les informó sobre el proceso investigativo.

El pasado viernes Maikel Esmil se ahogó mientras estaba al cuidado del personal del Caipi. El certificado del médico legista actuante establece que el menor de edad murió de asfixia por inmersión.

Kaileny Álvarez y Manuel Castro, padres del niño, esperan tener respuestas claras, contundentes y objetivas por parte del Ministerio Público, a cargo de la investigación.

Dicen confiar en que de las investigaciones saldrá la verdad y que los responsables serán identificados y sometidos a la Justicia para que respondan por sus acciones en caso de que se determine que el niño fue maltratado, golpeado o que se determine si la muerte fue por negligencia o imprudencia.

Además, anunciaron que procederán legalmente en contra del Instituto Nacional de Atención Integral a la Primera Infancia.

Comenta: