La rápida propagación en el ámbito mundial del coronavirus ha hecho que diferentes casas del mundo de la moda se vean afectadas, ya sea porque han tenido que cancelar eventos y desfiles, o porque se han visto en la necesidad de cerrar sus tiendas en países en los que las cifras de infectados aumentan cada vez más rápido.

Sin embargo, hay algunas marcas que se han aprovechado de esta situación y han utilizado el virus en su favor. Ahora que todo el mundo quiere protegerse para no contagiarse, las mascarillas están a la orden del día, sobre todo si estas llevan logos de reconocidas firmas como Gucci, Fendi o Louis Vuitton.

A esta moda ya se han sumado celebridades como la supermodelo Bella Hadid, las actrices Gwyneth Paltrow y Kate Hudson, y la cantante Billie Eilish, quien de hecho se convirtió en la pionera luego de subir a su perfil de Instagram una fotografía con una mascarilla adornada con cientos de cristales.

Otras firmas que han ideado mascarillas son Antisocial Club, Futurewear y Urban Outfitters, esta última proponiendo un modelo con la mítica lengua de los Roling Stones.

El sello Off-White también ha sacado varios modelos con el logo de la casa, mientras que Danielle Baskin ha creado el modelo N95 Resting Risk Face, una mascarilla que llevan impresa una fotografía de la boca y la nariz.

Aunque no podemos predecir si esta nueva moda perdurará en el tiempo o se esfumará tan pronto pase la paranoia por el coronavirus, de lo que sí estamos seguros es de que estas marcas están tomando ventaja de ello, pues los precios de sus mascarillas oscilan entre los 80 y 200 euros. Casi nada, ¿cierto?

Comenta: