Pancartas en mano y bajo el ruido de trompetillas plásticas, los manifestantes en la Plaza de la Bandera agotaron este lunes otra jornada de protesta con irreverentes llamados que exigen la renuncia de los jueces de la Junta Central Electoral por la anulación de las elecciones municipales del pasado domingo 16 de febrero.

Los ciudadanos en la plaza han exigido respuestas y una investigación de los hechos en los que habría sido saboteado el sistema de voto automatizado que fue utilizado para el proceso de votación.

“Tenemos ocho días pisados aquí y vamos a seguir hasta obtener respuestas”, declaró Ana Soriano, quien dijo que ha acudido a la plaza para alzar su voz ante el “retroceso” que representó para ella la anulación de las elecciones, y por lo cual no pudo votar.

Asimismo una joven con el rostro cubierto llamó a los padres a “dejar que sus hijos pertenezcan a la historia dominicana” durante una sesión de micrófono abierto, en la que aseguró que su papá le pidió que no acudiera al lugar porque este trabaja en el Estado y temía por posibles represalias.

La jornada que se celebró sin incidentes presentó una asistencia de personas menor que la del pasado sábado aunque según algunos de los presentes, esperan que el próximo 27 de febrero -Día de la Independencia- la Plaza de la Bandera sea ocupada en su totalidad.

Comenta: