Los Golden State Warriors trituraron a los Detroit Pistons y los Minnesota Timberwolves deprimieron a los New York Knicks en una tranquila jornada de la NBA con solo dos partidos tras el atracón del lunes con 12 encuentros por el festivo del día de Martin Luther King.

Al margen de estos partidos, la jornada dejó la noticia -adelantada por ESPN- del traspaso del español Juancho Hernangómez de los Boston Celtics a los San Antonio Spurs (junto a una elección de segunda ronda del draft de 2028 de los Denver Nuggets) como parte de un movimiento a tres bandas que incluye la llegada Bryn Forbes a los Nuggets, y de Bol Bol y PJ Dozier (ambos lesionados) a los Celtics.

WARRIORS 102 – PISTONS 86

El cartel decía que en el partido se iban a enfrentar el equipo con el segundo mejor balance de toda la liga y el conjunto con el segundo peor registro de la NBA y los Golden State Warriors hicieron buena la imagen que reflejaba la clasificación al pasar por encima de los Detroit Pistons.

Los Warriors llegaron a ganar por 34 puntos en el tercer cuarto y al descanso ya dominaban con claridad con un rotundo 66-38.

Klay Thompson firmó su mejor actuación desde que ha vuelto a la competición tras superar sus lesiones y logró 21 puntos (6 de 13 en tiros, 4 de 8 en triples), 3 rebotes, 4 asistencias y 2 robos.

El mexicano Juan Toscano-Anderson jugó 15 minutos en los Warriors en los que aportó 4 puntos (1 de 4 en tiros), 6 rebotes, 2 asistencias, un robo y un tapón.

En unos Pistons sin opciones, el mejor fue Rodney McGruder con 19 puntos, 5 rebotes, una asistencia y un robo.

KNICKS 110 – TIMBERWOLVES 112

Los New York Knicks acariciaron la remontada ante los Minnesota Timberwolves pero al final echaron por la borda todo el esfuerzo de la segunda mitad con un desenlace en el que los Wolves fueron mucho más efectivos e inteligentes.

A falta de 3.41, los Knicks dominaban el marcador por cinco puntos (107-102), pero de ahí al final los de Minesota dibujaron un parcial de 3-10 para llevarse la victoria del Madison Square Garden.

En la última posesión del partido, los neoyorquinos tuvieron una penetración de Evan Fournier para forzar la prórroga y un triple de Alec Burks, pero en ambos intentos salió cruz para los Knicks.

El partido llegó al descanso con una muy buena imagen de los Wolves (51-61), pero los locales reaccionaron en un excelente tercer cuarto (40-25) con el que encararon el último parcial por delante (91-86).

Anthony Edwards (21 puntos, 3 rebotes y 3 asistencias y 2 robos) fue el máximo anotador de los Wolves, pero el latino Karl-Anthony Towns (20 puntos, 5 rebotes, 3 asistencias y un robo) protagonizó la jugada clave con un dos más uno crucial cuando quedaban 29 segundos por jugarse.

Comenta: