El próximo domingo 8 de marzo es el Día Internacional de la Mujer, una fecha que conmemora la lucha del sexo femenino por la igualdad de derechos, oportunidades y participación, por lo que todavía hay mucho por hacer.

A diferencia del hombre, sobre la mujer recaen exigencias como ser buena madre, buena esposa, ama de casa y, encima de eso, lucir físicamente bien. Es precisamente esta presión impuesta por la sociedad lo que en muchas ocasiones las lleva a ir en búsqueda de esa belleza irreal que, en casos extremos, puede acabar en problemas mayores.

Según un estudio realizado por el comparador de seguros de salud Acierto.com, el 80 % de las mujeres encuestadas no solo están inconformes con su imagen corporal, sino que también estarían dispuestas a pasar por el quirófano para darse una ‘ayudadita’. La parte interesante es que esta inconformidad, por lo general, se da en la población femenina joven, ya que el descontento con el cuerpo va atenuándose con la edad. Es decir, a medida que las mujeres envejecen, aprenden a valorar lo que su cuerpo les ofrece.

Además de esto, el resultado indica que el sexo femenino se ve afectado por casi el doble de trastornos psicológicos que los hombres, lo cual puede deberse a los factores socioculturales a los que debe enfrentarse la mujer y que incrementan su exposición al estrés, como la sobrecarga laboral a la que se suma el trabajo doméstico no compartido, la todavía estigmatización de las madres solteras, la baja recompensa social y la dificultad de acceso a determinados puestos.

Pese a que cada vez se hace más eco de la importancia de buscar ayuda psicológica para tratar el estrés y la baja autoestima, la visita a esta clase de especialistas sigue siendo un tabú, sobre todo en países como República Dominicana.

Sin embargo, hay que tener presente que es muy difícil salir airosa de estos casos sola. Si estás pasando por una situación de estrés o te sientes inconforme con tu cuerpo, lo primero que debes hacer es reconocer tus sentimientos, luego orientarte sobre la situación por la que estás pasando y, por último, buscar el experto adecuado que pueda ayudarte.

Comenta: