La jueza federal del Distrito Sur de Florida, Aileen Cannon, denegó el jueves al Departamento de Justicia de EE.UU. una moción para continuar revisando e investigando material incautado en la residencia de Florida del expresidente Donald Trump, al tiempo que nombró a un magistrado como perito independiente, informaron este viernes medios locales.

El perito especial designado para revisar documentos de la búsqueda de Mar-a-Lago es el juez federal Raymond Dearie, antiguo magistrado principal del tribunal del distrito con sede Brooklyn, quien será el responsable de la revisión de documentos catalogados como secreto o clasificado, según documentos legales a los que tuvo acceso Efe.

En el informe de 10 páginas, Cannon rechazó este jueves una solicitud del Departamento de Justicia de una suspensión parcial de su fallo que prohibía al FBI utilizar aproximadamente 100 documentos incautados de Mar-a-Lago, la residencia de Trump en Florida, y ordenó que fueran entregados a un “maestro especial”, que es un perito independiente, para su revisión.

Cannon le dio a Dearie, nombrado juez por Ronald Reagan en 1986, la fecha límite del 30 de noviembre para terminar su revisión de documentos.

“A la luz de las preocupaciones manifestadas por el Gobierno, la Corte ordena al Auxiliar Judicial (el perito independiente o maestro especial) que priorice la revisión de los aproximadamente 100 documentos marcados como clasificados (y los documentos físicamente adjuntos a los mismos), y luego considere ajustes rápidos a las Órdenes del Tribunal, según sea necesario”, escribió en su orden la jueza.

Cannon, una jueza federal del Distrito Sur de Florida que fue nominada por Trump en 2020, también señaló que “…en la medida en que el Gobierno parece sugerir que sufriría un daño irreparable independiente por la revisión de los documentos por parte del designado del Tribunal con las autorizaciones adecuadas y el acceso controlado, ese argumento no tiene fundamento”.

El pasado 8 de agosto, en el marco de una investigación abierta a Trump, agentes del FBI registraron las dependencias del expresidente en Mar-a-Lago (Palm Beach, Florida) y hallaron una cantidad importante de documentos, algunos de ellos con etiquetas que decían “alto secreto”, “secreto” o “clasificado”.

El expresidente republicano (2017-2021) respondió demandando al Gobierno en los tribunales de Palm Beach. El caso recayó en Aileen Cannon, una jueza nacida en Colombia y nombrada precisamente por Trump cuando estaba en la Casa Blanca.

La decisión de Cannon de aceptar la designación de un perito independiente para revisar los documentos hallados en Mar-a-Lago, como pidió Trump, le generó numerosas críticas.

En un escrito agregado al expediente, el fiscal Juan Antonio González, del Distrito Sur de Florida, sostiene que la petición del Gobierno para que la jueza deje en suspenso parte de la orden por la que el 5 de septiembre aceptó la designación de un perito especial, como pedía Trump, para revisar los documentos recuperados en una mansión del expresidente “busca una reparación limitada pero crítica”.

Comenta: