La falta de plástico para reemplazar o retirar por primera vez las tarjetas de ayudas sociales “Supéra­te”, así como la supuesta excusa de que “no hay sis­tema”, son de las principa­les quejas de los cientos de ciudadanos que acuden diariamente a los centros de asistencia desplegados en diferentes puntos del país.

Ante las permanentes denuncias, la Administra­dora de Subsidios Sociales (ADESS) explicó a Listín Diario que están realizan­do ajustes en sus sistemas para brindar “más segu­ridad” a los beneficiarios, razón por la que se han producido los retrasos en las entregas.

La medida, según ex­plicaron, se tomó a raíz de los infortunios de clo­nación y respectiva sus­tracción de fondos que se produjeron entre enero y febrero. La institución afirmó que será a partir de la próxima semana cuan­do dispondrán del plástico en las delegaciones corres­pondientes para los nuevos beneficiarios y los reempla­zos de los ciudadanos ya in­corporados. Asimismo in­formaron de la entrada en vigencia de puntos de en­trega adicionales para agili­zar la atención.

Delegación Megacentro
Aunque la ADESS cuenta con cinco delegaciones, la ubicada en la plaza comer­cial Megacentro es la que concentra el mayor núme­ro de reclamos por incon­formidad en el proceso.

Sobre el particular, ADESS expresó que allí se agrupan más de 20 instituciones pú­blicas que brindan servicio al ciudadano y protocolos, que exigen un aforo limitado, por lo que entregan 100 tic­kets diarios.

“Dispusimos de dos oficia­les adicionales asistidos con una tableta, para depurar la fila y evitar a los ciudadanos espera innecesaria”, añadie­ron. De igual modo sostu­vieron que su sistema, pla­taforma de adessCloud, es “99% estable” y “muy rara vez” presenta algún tipo de dificultad.

Monto
El subsidio social represen­ta un monto de RD$1,650 para adquirir productos ali­menticios en los comercios adscritos al programa.

Las entregas de estas tar­jetas se realizan de manera coordinada entre “Supéra­te”, ADESS y las entidades bancarias pagadoras.

Listín Diario comprobó que hasta más de cuatro horas, con un ticket de turno a ma­no, se tardan los ciudada­nos que gestionan la tarjeta.

PROGRAMA
Lamento.

“Mire, yo tengo aquí tres días viniendo desde las siete de la mañana, na­da más para renovar el plástico, y nunca puedo hacerlo porque, según ellos, no hay sistema; pero se cae justo cuando llego alante”, se quejó un señor de 72 años, el 20 de mayo cuando Lis­tín Diario observó la si­tuación en Megacentro.

Lucha.
“Yo, de verdad, no sé para qué el Gobierno ofrece eso, sí van a po­ner a uno a coger esta lucha”, concluyó el be­neficiario.

Comenta: