El costo de víctimas que la invasión rusa a Ucrania se mide habitualmente en quienes mueren en las zonas de batalla, pero la guerra tiene otro costado atroz, que afecta a miles de personas en la propia rusa, familias devastadas por la muerte de soldados. Y en las últimas horas se viralizó en redes un mensaje que dejó el joven rapero ruso, Ivan Petunin, que ante la inminencia de la «movilización parcial» impuesta por el Kremlin, se quitó la vida arrojándose por la ventana de su su departamento en la vida en la ciudad de Krasnodar, al suroeste de Rusia

«Si están viendo esto, ya no estoy vivo», dice el durísimo mensaje de ‘Walkie’, como se lo conocía en las redes y el ambiente musical ruso. «No puedo tomar el pecado de asesinato sobre mi alma, no quiero hacerlo, no mataré a los míos por ningún ideal”, agrega la publicación que hizo en sus redes sociales.

«Me llamarán, la movilización se convertirá en movilización total, tengo dos brazos, dos piernas y un dedo índice para apretar el gatillo de una ametralladora, pero no tengo derecho a apretar el gatillo, algunos no ganarán», agregó el joven músico, horas antes de su drástico final.

Indica el portal digital Perfil que, en Rusia son muchísimos los hombres, en su mayoría jóvenes, que han viajado en los últimos días a la vecina Mongolia, justamente tratando de escapar de la «movilización parcial» ordenada por el gobierno de Vladimir Putin, desesperado ante la impotencia no solo de no poder avanzar en el terreno en Ucrania, sino de estar sufriendo la baja de miles de soldados por la cada vez más dura resistencia que ofrecen las fuerzas ucranianas. El sofisticado armamento que los países de la OTAN hicieron llegar a manos ucranianas está surtiendo efecto, y son decenas de miles ya los soldados rusos abatidos o capturados, en un horizonte bélico para el Kremlin que cada día luce más preocupante.

De allí que la campaña que Putin imaginaba duraría algunas semanas, lleva meses y se encuentra en una fase en la que las tropas ucranianas avanzan y recuperan regiones que los rusos habían ocupado en los primeros tiempos de la invasión.

«Yo no tengo derecho a apretar el gatillo, no voy a hacerlo, no estoy dispuesto a tomar las armas y matar a los míos», dijo Petunin, que se dirigió a sus seres queridos pidiéndoles disculpas por lo que iba a hacer: «Perdónenme todos los que me quieren, pero a veces tus principios tienen que morir, y mi decisión final es exactamente cómo voy a morir».

«Elijo permanecer para siempre en la historia, como alguien que no apoyó esta guerra, que no apoyó lo que está pasando y para hacer una protesta final”, destacó. Desolada, la novia Petunin se limitó a contar que “todo sucedió inesperadamente», precisando que «Ivan era tipo brillante, amable, simpático y le encantaba bromear hasta cuando estaba triste».

Comenta: