En esta foto de archivo del 28 de junio de 2008, el ex jugador de los Toronto Blue Jays, Tony Fernández, asiste a la ceremonia del Museo y Salón de la Fama del Béisbol de Canadá en St. Marys, Ontario. (Ken Wightman / London Free Press a través de Canadian Press a través de AP)

Los restos mortales de Octavio Antonio (Tony-Cabeza) Fernández, serán expuestos a partir de las 9:00 de la mañana de este martes 25 de febrero, en la funeraria Blandino de la avenida Abraham Lincoln de esta ciudad, para el miércoles ser trasladado al estadio Tetelo Vargas de San Pedro de Macorís, donde a partir de las 2:30 los petromcorisanos podrán darle “el último adiós”.

Falleció tras complicaciones por una enfermedad renal y neumonía severa por lo que duró varios días en un “coma inducido” y estuvo conectado a una máquina de “soporte vital”, en el hospital Cleveland Clinic Weston de Florida, en los Estados Unidos. Esperó varios años por un trasplante de nuevos riñones.

El expelotero Cabeza Fernández, considerado un virtuoso defensor de las paradas cortas (shor-stop, torpedero), fue seleccionado cinco veces al Juego de Estrellas de las Grandes Ligas y líder histórico de hits de Azulejos de Toronto, equipo con el que subió a la gran carpa y donde terminó su carrera de 17 años, luego de jugar además con los conjuntos los padres de San Diego, con los Yankees de Nueva York, Los Indios de Cleveland, Cerveceros de Milwaukee, Rojos de Cincinnati y Mets de Nueva York.

Su defensa y oportuno bateo fue clave para que Toronto se coronara campeón en la Serie Mundial de 1993 y siendo parte de ese conjunto ganó cuatro veces seguidas el premio Guante de Oro. También mantiene los récords de la franquicia de hits y juegos disputados del equipo de Canadá.

Bateador oportuno en las cinco postemporadas en las que participó, el dominicano cumplió cuatro ciclos distintos con Toronto y militó con otros seis equipos.

En esta foto del 18 de septiembre de 1987, Rickey Henderson de los Yanquis de Nueva York se roba la segunda base por debajo del torpedero Tony Fernández durante un juego en Nueva York. Fernández, falleció el 16 de febrero de 2020. Tenía 57 años. (AP/G. Paul Burnett)
Bateaba a ambos lados del plato, tuvo un promedio de por vida de .288 con 94 jonrones y 844 impulsadas en 2.158 juegos en las mayores. Pegó 2.276 hits, 1.057 carreras anotadas, 414 dobles, 92 triples, 246 bases robadas y un OPS de .746. Se ponchó en 784 veces en 8.793 apariciones al plato, sin pasar de los 74 en una temporada.

Cuando fue parte de los Yankees de Nueva York bateó para el ciclo en un partido en 1995.

Después de retirarse del béisbol, Fernández se convirtió en un pastor religioso y la Fundación Tony Fernández fue creada para dar ayuda a niños pobres.

Comenta: