Cristiano Ronaldo sigue dando que hablar incluso durante su cuarentena en Portugal, ahora por un festejo familiar.

El delantero de la Juventus viajó a su país de origen porque su madre estaba internada, aunque ya fue dada de alta, y el club le concedió un permiso especial para realizar allí el aislamiento, pero desde que el delantero aterrizó en la isla de Medeira han surgido las polémicas.

La última tiene que ver con lo sucedido este fin de semana cuando el exfutbolista del Real Madrid se reunió con más de 10 familiares para celebrar el cumpleaños de una sobrina en la casa de una de las hermanas de CR7.

Disfrutar de festejos de este tipo es algo que está terminantemente prohibido durante el estado de emergencia declarado en Portugal debido a la pandemia del coronavirus.

Cristiano, sus compañeros y el cuadro técnico de la selección portuguesa han renunciado a la mitad de su prima de clasificación para la Eurocopa 2020 para ayudar al fútbol no profesional luso, cuyas competiciones han sido anuladas por la epidemia de coronavirus, pero la Federación Portuguesa de Fútbol (FPF) insiste en que lo primero es que cada deportista sea responsable y así estará siendo generoso.

La donación de los portugueses reforzará un fondo de apoyo creado por la Federación en apoyo a las federaciones regionales y a los clubes no profesionales con hasta 4,7 millones de euros.

Comenta: