El Centro Cultural Banreservas  presentó una charla con Elsa Turul de Alma  sobre el abordaje que ha hecho el cine dominicano en torno a las manifestaciones culturales y populares que se desprenden de la devoción por Virgen de la Altagracia.

En la actividad, la directora y productora presentó, entre otros, dos cortometrajes producidos por Larimar Films, ficción y documental, que forman parte de los proyectos actuales y en marcha que su casa productora está trabajando, en este caso, con el apoyo del Banco de Reservas.

Elsa Turul de Alma, productora y documentalista, expuso que desde 2017 cuando fue estrenado el documental largometraje Camino a Higüey, dirigido por Abinadab Alberto, la empresa fílmica se planteó la realización de una serie de cortos documentales en torno a la Virgen de Altagracia.

Elsa Turul de Alma, directora y productora de Larimar Films.

El objetivo era, dijo la productora, contribuir a los actos del centenario de su coronación. Se trata de la cápsula histórica, “La Coronación de la Virgen de Altagracia”, dirigida por Gabriela Gómez Nogué, y La ruta de la Fe, dirigida por Robert Lizardo, un corto de ficción que incluye la actuación de Ernesto Báez.

Mijail Peralta Rodríguez, gerente de cultura de Banreservas, introduce a Elsa Turul de Alma

Turul de Alma recordó que la primera pieza que se produjo en el cine dominicano fue en torno a la Virgen, refiriéndose a la “La leyenda de la virgen de la Altagracia”, de Francisco Palau, y que justamente ello le movió a emprender esta exploración artística.

Dice que ha confirmado que los potenciales enfoques en torno al tema son muy diversos por lo cual aspira a que su obra pueda servir igualmente de impulso e inspiración a otros a seguir desarrollando piezas sobre “Tatica”.

Aun así, señala Turul, que actualmente trabaja en un largometraje documental sobre “la leyenda” de la Virgen de la Altagracia, que debería estar disponible para 2024.

Mijail Peralta Rodríguez, gerente de Cultura de Banreservas, sostuvo que esta obra cinematográfica dedicada a la Virgen de la Altagracia que ha armado, como productora, como directora y como guionista, Larimar y Elsa Turul, es el símbolo de que “el dominicano es un cine vigoroso y versátil, que se puede dar el lujo de tener cineastas enfocados en un tema, con tal calidad como el que se ve en estas piezas”.

Comenta: