Carlos Alfredo Fatule tuvo que emplearse a fondo durante la pandemia. El artista de multiples facetas ha revelado a Diario Libre, que para hacer su nuevo disco y llevar recursos económicos a su casa en Miami, debió hacer diversos trabajos, entre ellos convertirse en delivery y hasta prestar sus servicios a la empresa Amazon.

Los consejos que daba a sus estudiantes cuando residía en Nueva York, debió aplicarlos cuando vino la crisis provocada por el COVID-19, pero dice que nunca sintió verguenza, ni mucho menos de lo que pudieran decir de él.

“Yo hice hasta de delivery para invertir en esta producción, trabajé para Amazon, para Walmart, en cosas que nunca pensé. Lo hice porque estaba enfocado en hacer este disco, todo el dinerito que entraba lo metía en músicos, y en esto tengo que destacar al extraordinario ingeniero de sonido que es Luis Mansilla, quien asumió el proyecto como para él. Me hizo un trabajo maravilloso”, comentó.

El intérprete de “Merengue con ópera”, entre otros títulos con los que se dio a conocer en la década de los 80, contó que tocó las puertas de varias disqueras, pero sin lograr su objetivo.

El cierre de la industria del espectáculo por la pandemia lo retó. Los cinco años que pasó enseñando actuación, canto en Nueva York, siempre les decía a los estudiantes que no temieran al involucrarse en cualquier otra actividad que no fuera afín a sus talentos.

“Les decía que no temieran que sus habilidades financiaran sus talentos… Dios mío, lo puse en práctica para mí. Me fajé, produje dinero no solo para mi sustento, sino para hacer este disco y apostar al merengue”, indicó.

Del álbum

Relató que se sumergió en las redes sociales para aprender cómo mercadear un disco, el cual también inscribió en los premios Grammy Latino para su evaluación.

“Luego de una pandemia en la que uno no le veía luz al túnel, decidí retomar la música que me llevó a distintos escenarios en Iberoamérica, tomé la determinación de hacer un disco, eso lo logré en poco más de una semana. Arreglamos siete composiciones, cuatro de ellas mías, una de Edwin García, Marco Navas y Edward Bodden”.

Al ofrecer detalles del contenido de su disco, que ya está en las plataformas digitales, manifestó que se trata de un álbum de merengue diverso. Incluye género romántico: “Mezclamos nuestro estilo de los años 80, pero también un merengue rápido, moderno y también el mambo. Estamos hablando de una propuesta muy moderna y es el resultado de juntarse con gente joven”, reveló.

“Amor a distancia” es el corte que está promoviendo, el cual, según contó, se encuentra en excelente posición en estaciones de radio hispanas en Estados Unidos.

“Hoy estamos en los cinco primeros lugares en emisoras de la región norte de Miami, y continuamos ganando territorio porque enviamos el disco a cientos de programadores de emisoras en Estados Unidos”, comentó el artista.

Cada canción tiene una historia

El artista tenía casi 20 años sin grabar. “Cada canción de este álbum tiene una historia y la que más significado tiene para mí es “Bienvenida primavera”, pues viviendo en NY había anhelado estar con mi esposa tanto, que cuando caminaba bajo la nieve, solo imaginaba estar en el trópico, junto a sus besos, ¡y eso es lo que dice la canción! Ojalá nuestra producción le sirva de ejemplo a la juventud, que muchas veces se queja de falta de oportunidades en el campo de las artes, para que entienda que con determinación y disciplina se puede lograr, hasta de manera independiente, emprender con nuevas ideas y para los que ya pasan de 50, que tienen sueños todavía atenuados, que confíen en ellos.

DL

Comenta: