Los organizadores del Madrid Puro Reggaeton Festival anunciaron este viernes la cancelación del evento, que se iba a celebrar hoy y mañana, y se comprometen a abrir en breve el plazo de devolución del dinero pagado por las entradas.

En un mensaje en la red social Instagram, madridreggetonfestival publica un comunicado en el que asegura que después de muchos meses del trabajo de más de 2.000 personas “no ha sido posible conseguir un acuerdo para sacar el evento adelante”.

Los promotores lamentan “los innumerables obstáculos que las distintas administraciones nos han nido colocando en nuestro camino” y que -añade- han decidido que 40.000 personas se queden “sin vivir este hito histórico”.

Estaba prevista la última actuación en Madrid de la leyenda de la música latina Daddy Yankee en su gira de retirada de los escenarios, además de numerosas estrellas del reggaeton y el trap, como Omar Montes, Natti Natasha, Gente de Zona, Juan Magán, Ñengo Flow, Eladio Carrión o Bad Gyal, en un festival que se iba a celebrar en el estadio Wanda Metropolitano de la capital española.

La Comunidad de Madrid denegó este viernes la licencia al festival debido a que el plan presentado por la organización del evento al Ayuntamiento no reunía los requisitos en materia de seguridad necesarios.

Según el Gobierno regional, al decidir sobre la licencia “se ha actuado acorde a la normativa vigente en materia de seguridad siguiendo el procedimiento habitual en la celebración de este tipo de espectáculos”.

“El Plan presentado por la organización al Ayuntamiento de Madrid no reúne en ningún caso los requisitos en materia de seguridad necesarios, tal y como recoge el informe de la Policía Municipal de Madrid”, afirmaba el jueves el Gobierno regional.

Inicialmente el Madrid Puro Reggaeton Festival, para el que ya se habían vendido unas 35.000 entradas, tenía previsto celebrarse en otro local, la Caja Mágica, pero el miércoles pasado se anunció un cambio de ubicación al Wanda Metropolitano con el fin de “ganar espacio escénico y mejorar la conectividad en transporte público”.

Y hoy, en un comunicado emitido a primera hora, la comunidad de Madrid explicaba que los organizadores del evento “tras cambiar la ubicación del concierto”, solicitaron un nuevo permiso el lunes 11 de julio, a pesar de que “para este tipo de eventos el plazo mínimo de solicitud es de un mes, por lo que se encontraba fuera de plazo”.

Además, el informe (preceptivo) emitido por la Policía Municipal del Ayuntamiento de Madrid “señala que las medidas de seguridad y la documentación presentada por la organización no reúnen los requisitos necesarios, denegando por tanto la celebración de dicho evento”.

Comenta: