La casa de moda Balenciaga ha sido muy criticada por unas fotos publicitarias que muestran a modelos infantiles posando con ositos de peluche con temática fetichista y que han sido calificadas de «indecentes».

La publicación en redes sociales de las imágenes -que forman parte de una campaña para promocionar su gama Objects- desató una oleada de críticas.

La enorme polémica hizo que la estrella de la telerrealidad Kim Kardashian, quien es embajadora de la marca, emitiera una declaración al respecto.

Kim Kardashian

Balenciaga eliminó las imágenes y aseguró que está tomando medidas contra los responsables de las mismas.

Las fotos

Balenciaga es considerada como una de las marcas de moda más populares del mundo y sus artículos de lujo son los favoritos de las celebridades y los influencers.

Pero las fotos de dos de sus últimas campañas hicieron que muchos se enojaran.

La primera fue una serie de imágenes que mostraban modelos infantiles posando con bolsos de peluche de Balenciaga.

En las imágenes los osos parecen llevar arneses de cuero y otros artículos asociados con la práctica sexual del bondage.

Dos de las imágenes mostraban a niños pequeños abrazando las mochilas.

Luego, el foco se centró en una segunda imagen de una campaña anterior que promocionaba la colaboración de la Balenciaga con Adidas.

Una de las imágenes mostraba un bolso encima de algunos documentos.

Balenciaga
Balenciaga

Cuando la gente hizo zoom en el texto, vieron que los documentos eran de un fallo de la Corte Suprema de EE.UU. relacionado con imágenes indecentes de niños.

Las disculpas de Balenciaga

Balenciaga se disculpó con sus 14 millones de seguidores en Instagram y dijo que los bolsos de osos de peluche «no deberían haber sido presentados con niños».

Dijo que había retirado los artículos de la venta y eliminado las imágenes de todas las plataformas.

El fotógrafo Gabriele Galimberti, responsable de las imágenes, también emitió un comunicado.

Según dijo, se suponía que las fotos debían imitar su conocida serie de imágenes titulada «Toy Stories», en la que aparecían niños de todo el mundo posando con sus cosas favoritas.

El fotógrafo aseguró que no tenía control sobre los modelos o productos utilizados en las fotos de Balenciaga y dijo que no eran explícitos.

Balenciaga también se disculpó por mostrar «documentos inquietantes» en la campaña de colaboración de Adidas.

Dijo que estaba tomando acciones legales contra las personas que contrató para producir las imágenes por incluir «elementos no aprobados».

Gabriele Galimberti también señaló que no participó en la sesión de fotos de Adidas.

Comenta: