Con el Santísimo Sacramento, la Iglesia Católica bendijo desde el aire al país y pidió en oración la eliminación del coronavirus.

El arzobispo Metropolitano, Monseñor Francisco Ozoria, dijo que no quería que esta iniciativa se viera como un show mediático sino que se entienda como un acto de fe en el poder de Dios.

En tanto, el vicario de la pastoral castrense, padre Federico, dijo que la fe es importante pero también las personas tienen que entender que si no se cuidan el coronavirus no podrá ser eliminado del país.

El Santísimo Sacramento salió en las manos de un sacerdote que abordó un helicóptero de la Fuerza Aérea en la Base Naval 27 de Febrero de la Armada y posteriormente salió a sobrevolar el Gran Santo Domingo hasta llegar a la iglesia del Santo Cristo de los Milagros en Bayaguana, Monte Plata.

Comenta: