Una decena de personas fueron asesinadas este domingo en  ataques con cuchillo en dos comunidades remotas de Canadá, informó la policía, que lanzó una persecución en tres provincias por dos sospechosos.

«Encontramos 10 individuos muertos (…) en la comunidad de James Smith Cree Nation y Weldon, Saskatchewan», declaró en rueda de prensa la subcomisaria de la Real Policía Montada de Canadá, Rhonda Blackmore.

«Varias víctimas adicionales resultaron heridas, 15 de las cuales fueron trasladadas a varios hospitales», agregó.

«Estamos buscando activamente a dos sospechosos (…) e investigando las varias escenas del crimen».

Los sospechosos fueron identificados como Damien Sanderson y Myles Sanderson, de 30 y 31 años respectivamente, ambos de cabello negro y ojos marrones. Se cree que huyeron en un Nissan Rogue color negro, precisó Blackmore. Agentes policiales se desplegaron «a toda máquina» para capturarlos.

«Los ataques de hoy en Saskatchewan son horrorosos y desgarradores», reaccionó en Twitter el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau.

– Seguidilla de ataques –

Blackmore indicó que la policía recibió una llamada a las 11H40 GMT sobre un apuñalamiento en James Smith Cree Nation, rápidamente seguida de varias llamadas más informando de otros ataques como este.

La comunidad de James Smith Cree Nation, con 2.500 habitantes, declaró estado de emergencia local. También se pidió a los residentes de Saskatchewan que permanezcan en sus casas por seguridad.

Diane Shier, residente de Weldon, dijo al medio local Canadian Press que su vecino, que vivía con su nieto, había sido asesinado. «Estoy muy afectada porque he perdido a un buen vecino», expresó.

– «Pacientes críticos» –

En Saskatchewan se emitió una alerta de persona peligrosa durante la mañana, pues la policía respondió a «múltiples apuñalamientos (en) múltiples ubicaciones» en la comunidad indígena y la localidad cercana de Weldon.

Autoridades consideran que «algunas de las víctimas estaban en la mira de los sospechosos y otras fueron atacadas de forma aleatoria», según Blackmore.

Tras informes de avistamiento de los sospechosos en Regina, la capital de la provincia de Saskatchewan, la alerta y la búsqueda se expandieron a las provincias vecinas de Manitoba y Alberta, una vasta región de casi la mitad del tamaño de Europa.

La Autoridad Sanitaria de Saskatchewan señaló a la AFP que activó los protocolos de emergencia para lidiar con «un alto número de pacientes críticos».

«Podemos confirmar que varias personas están siendo derivadas y atendidas en múltiples sitios y que se ha producido una llamada a personal adicional para ayudar a responder a esta situación», agregó.

Se enviaron tres helicópteros y un médico desde Saskatoon y Regina para transportar a las víctimas apuñaladas.

Comenta: